viernes, 11 de septiembre de 2009

RUTINAS Y COMPETENCIAS BÁSICAS.

Algunas veces las rutinas diarias pueden ofrecernos situaciones de aprendizaje de gran valor.
Con estos ejemplos quiero animar para que se aprovechen esos momentos que suelen ser gestionados de manera mecánica.

Ejemplo 1:
Primer día de clase. Recibimos a los niños y niñas (3º de primaria) que saben que van a ir a una clase diferente a la del curso pasado... ¿cuál será?. El profe mantiene el misterio y cuando nos decidimos a entrar nos sentamos en el patio un momento y nos saludamos.
A continuación les explico que no les digo a qué aula irán que sólo les daré un plano del interior del aula con la información necesaria para que, de dos en dos, la busquen. La información que contenía el mapa era el número de aula y el nombre de cada alumnos o alumna en la mesa que van a ocupar.
Las primeras preguntas surgen rápidamente:
- ¿Dónde está el plano con las aulas? en este plano no se ven -les sugiero que piensen en los edificios públicos dónde aparece la información para las personas que llegan a ellos y rápidamente una niña dice:
- ¡ya está! en la entrada del cole- y salen todos corriendo hacia el recibidor del colegio mientras que otros y otras se asoman a la patio para ver si en la puerta de cada aula encuentran el número que buscan.
En cuanto que interpretan el mapa (unos pocos el resto los siguen) salen corriendo hacia el aula Una vez en ella hay que descifrar el lugar que ocupa cada uno y cada una:
Al final comprobamos que verdaderamente es ese el lugar señalado en el mapa.
Como se puede ver hemos trabajado competencias relacionadas con las matemáticas (orientación espacial, interpretación de planos), lingüística (expresión oral, discusión), Social (trabajo por parejas), autonomía e iniciativa personal (relacionada con la autoestima al ver que pueden lograrlo, la perseverancia, etc.)

Ejemplo 2: clasificación de material sonbrante de cursos anteriores. Como había mucho material (carpetas, papel de diferentes tipos) decidimos el curso pasado clasificarlo y ahorrarnos un dinero este curso, y así lo hicimos.
En grupos de cuatro fueron distribuyendo los cuadernillos con papeles de muchos colores y clases: azules, rojos, cartulinas, charol, seda, etc. En cada grupo se había organizado su modo particular de reparto del trabajo (unos cogían los de charol, otros cartulinas, las portadas las tiraban al contenedor para reciclar, otros las carpetas vacías...) al final les iba pidiendo que me trajeran los papeles ordenados por categorías y los guardamos para este curso usarlos en las actividades de plástica. Más adelante calcularemos lo que hemos ahorrado ya que hemos contado el número de cuadernillos de papel que hemos reciclado.
La categorización y clasificación en matemáticas es evidente. Aunque parezca fácil deben establecer categorías (al principio mezclaban cartulinas de color con otras que parecen metálicas porque ambas eran más gruesas que el papel, al final decidieron todos los grupos separarlas). La competencia lingüística se trabaja en el diálogo, la argumentación....

No hay comentarios: